domingo, 20 de enero de 2013

Revenge 2x11: Sabotage & chess.

El capítulo 2x11 de Revenge muestra muchas puñaladas traperas (como siempre), mucho zorrerío (y premium, como siempre), mucha desconfianza (como casi siempre), y mucha acción (que suele tener, pero este capítulo ha tenido más de eso que de culebronazo).

El capítulo vuelve a usar una escena engañosa  y nos ertrocede un par de días en el tiempo. Vamos, que fake Emms no muere como querían hacernos pensar.

¡Qué mentira!

Fake Emms sigue con la farsa con Daniel, mientras su novio Messi Bond (Aiden), está celoso por si su novia vuelve con él. Y fake Emms está también con la mosca tras la oreja con el propio Aiden por si se le escapa quien es Emily Thorne en realidad para salvar a su hermana. vamos, una pareja que confía mucho el uno en el otro (y una pena, porque con este, fake Emms tiene más química que con los otros pretendientes juntos). Por cierto, un clásico lo de las escuchas en la propia oficina, muy de los noventa, pero con una excusa muy natural el poner la oreja en el teléfono.

Siempre nos ha gustado protagonizar una escena así y escuchar los secretillos de los demás. Era tan 90´s.

Queen V anda calentando al que era 50% de Nip/Tuck, que a su vez, tienen una legendaria rivalidad con el señor Conrad, que sigue con su modelo de señor jubilado que viene a benidorm y no se entera de nada.


Seguimos con la trama de la cantina, donde fake Amanda muestra sus orígenes de pokera y se viene arriba amenazando a  los hermanos calavera mientras su querido Jack está en la cárcel. así como cuando va robando tan sutilmente un reloj de los buenos a Conrad. Y Declan y Charlotte andan en la parra con su amorcillo.


En la fiesta de beneficiencia (donde antes de todo la #fulananegocianta de Helen llama a Daniel mientras le espía desde los estudios de ABC), se dan citan todos los importantes, y surge una puja entre Daniel, Conrad y el de Nip/Tuck por una botella de vino que termina siendo comprada por 1.000.000 $. Vamos, que hubieran comprado una botella de Castillo de Velasco por ese dinero para mostrar su poderío y hombría (el caso del de Nip/Tuck, que quiere cortejar aún más a Queen V, que se hace la estrecha a última hora, pero no le cierra las puertas en un futuro). Y si Queen V anda ligoteando, su marido vuelve a verse con nuestra querida Ash, pero para trapichear... de momento, que las intenciones de esta pájara residen en llevarse a la cama al señor jubilado a la espera de volver a ser lo que era.

 Soy Ted Mosby, gay version.
Algún día me pongo seria y vengo con una metralleta y acabo con vuestras patéticas vidas.

Y el culmen de la fiesta se produce cuando Nolan provoca una emboscada en el ascensor a Helen y Aiden/Messi/Bond y fake Emms y Messi hacen su mejor actuación doble. Total, ha servido para que Helen confíe en Messi/Bond y fake Emms tenga marcado a su fake ex-boyfriend. Y Nolan haciendo, esta vez sí, bien los deberes al hacerse pasar por un hombre muy chungo, no como lo del electricista.

¡Cabrón, te has tirado un cuesco!
 
Y mientras, Queen V y Conrad esperan que su hijito se equivoque, Jack sale del trullo gracias a Conrad, que fake Amanda le reclamó (y fue cuando le robó para cobrarse los intereses ante la aparición de Ash en plan super fulana).

Pero ahí no es todo, resulta que nuestra #padawan que parecía muy mona, muy perfecta y muy buena, es un topo, en concreto, contacto de Helen la #fulananegocianta. Sospeché de ella por eso, porque era demasiado cariñosa y demasiado comprensiva con la aparición del parecido razonable y gay de Ted Mosby.

Soy muy sexy cuando ya he salido del armario de la maldad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada